Leche frita

Hoy os traemos una receta clásica de la cocina andaluza. La leche frita es en algunos hogares el postre ideal, en otros en cambio, el desayuno perfecto para disfrutar en familia los fines de semana.

Preparación:

  1. En una cacerola, calienta la mitad de la leche con la rama de canela y la cascara de limón. Vamos a aromatizar la leche durante unos 10-15 minutos para que coja el sabor de los otros ingredientes.
  2.  Cuela el contenido de la cazuela para retirar la canela y la cáscara de limón y ponlo a fuego lento.
  3. En otro recipiente, disuelve la harina o maicena en el resto de la leche. Una vez bien la harina esté bien disuelta, añadir a la cazuela anterior y calentar con la leche aromatizada.  
  4. Una vez espese, retiramos del fuego y pasamos a otro recipiente. Tapamos con papel transparente directamente sobre la masa y dejamos que se enfríe.
  5. Una vez frío, lo dejamos en la nevera unas 3 horas para que la masa coja consistencia.
  6. Una vez la masa esté firme, dividimos la masa en cuadraditos, pasamos por la maicena o harina y por el huevo batido y freímos a fuego fuerte en aceite de oliva virgen extra Fin de Siglo. Dejamos reposar en papel absorbente.
  7. Pasamos por el azúcar y la canela en polvo y servimos. La leche frita se puede tomar como un plato frío o caliente. ¡A gusto del consumidor!

Presentación de plato:

  • Se puede presentar directamente con el azúcar y la canela o bien se puede decorar, por ejemplo, con una rama de canela o con unas guindas.
  • También se puede presentar con una mermelada de fresa.
  • Si queremos también podemos flambear la leche frita, ¿cómo? ¡Con anís! Calentamos anís con zumo de naranja, lo vertemos sobre la leche frita, encendemos el fuego y dejamos que se apague sólo.